Páginas

No se bien cuando...

No se muy bien cuando, ni en qué momento,
comenzamos a intercambiar palabras.

Un día, un saludo obligado, otro, un como
estás, por compromiso.
Y así, pasando los días,  comenzaste
a llenar un hueco.
Pasaste de ser desconocido,
a ser amigo indispensable.

Compartimos letras, compartimos palabras,
compartimos risas, compartimos enojos,
compartimos silencios, compartimos
confidencias, y a pesar de la distancia,
compartimos alma
y  muchos pensamientos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cada palabra vuestra me ayuda a crecer y mejorar como persona.¡Gracias!