Páginas

El caramelo...

Esa sonrisa en su cara, cuando le das el caramelo, acaba con la tristeza y se terminan las lágrimas.

Hay tanto amor en su mirada, y esa carita enojada...

No hay madre que resista la presión de una rabieta.

Es mejor darle la piruleta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cada palabra vuestra me ayuda a crecer y mejorar como persona.¡Gracias!