Páginas

Solo el viento...

Sólo el viento, en una tarde de otoño, fue
testigo de tu ausencia.

El deseo, de ver tu cuerpo aparecer a lo lejos, quedó oscurecido ante la inmensidad y la belleza de un cielo, que me cubrió con su manto de estrellas.

No hay olvido ni distancia, sólo sueños...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cada palabra vuestra me ayuda a crecer y mejorar como persona.¡Gracias!